jueves, 2 de febrero de 2012

Los dispositivos de movilidad invaden las aulas

Alfredo F. Ferraro Esparza. Profesor de Gestión de Nuevos Soportes Publicitarios en ESIC Valencia


30/01/2012
Quisiera compartir con vosotros un par de historias que me ocurrieron hace poco y que me hicieron reflexionar sobre el uso y la implantación de las nuevas tecnologías en el aula, en la vida real y, sobre todo, el cambio social que se está generando. Unas experiencias que reafirman mi convencimiento de que las Tecnologías de la Información y Comunicación (las denominadas TICs) ya están aquí, en nuestro día a día, como una parte más de nuestras habilidades sociológicas.

Debemos dejar de pensar en futuras implantaciones de las TICs en el aula para pensar en presente. Debemos pensar a dónde nos conduce la evolución del Social Media, y en la manera en que nuestros alumnos se socializan y comparten información. Debemos pensar a dónde nos conducen los nuevos dispositivos de movilidad y conectividad, Smartphones y Tablets y cuál es realmente su implantación a día de hoy en el aula.

"El día que calló RIM. La crisis de Blackberry en un Aula Universitaria"

La primera experiencia que quería contar me ocurrió hace unos meses en las aulas de la Universidad donde imparto clase para alumnos de 5º, que cursan la Licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas. Fue allá por el mes de octubre del pasado año, en una tarde de martes, donde, cómo cualquier otro me dirigía a ESIC Valencia impartir mi clase de "Gestión de Nuevos Soportes Publicitarios".

Pero aquel día no era un martes normal, no. Desde el mismo momento en que entré en el aula, noté un ambiente de cierto revuelo mezclado con indignación. Observé a los alumnos y algunos de ellos mostraban un semblante serio y un cierto estado de abatimiento. Intuía cual era la situación, dado que mi asignatura me obliga a estar constantemente informado y a la última en nuevas tecnologías, pero no imaginaba la manera tan profunda en la que podía afectar a un colectivo.

Los periódicos abrían con titulares que hablaban de la "crisis de Blackberry". Les confieso que soy usuario y defensor de Android, por lo que no interiorizaba en primera persona las situaciones y vivencias a las que me iba a enfrentar. La crisis se desató, cuando el sistema RIM de mensajería instantánea y conexión a redes sociales había caído. Más allá de un problema tecnológico, se había generado un problema social.

Les pregunté a mis alumnos qué pasaba, a qué venía tanto revuelo. Ellos, cual tertulianos radiofónicos, fueron exponiéndome uno por uno cual era su situación y su punto de vista: "Llevamos varios días sin poder conectarnos e intercambiar mensajes", "¡¡Esto es una vergüenza!!", "¡¡a los de Blackberry ya les vale!!", "¡¡yo desde luego me voy a dar de baja!!", "¡a mi no me sirve que me pidan perdón, que me indemnicen!"…

Más allá de la vehemencia con la que pueden opinar chicos de entre 22 a 25 años un poco exaltados por los inconvenientes generados, reaccionara como reaccionara Blackberry ya había perdido la batalla. Los WOM (la generación del - Word of mouth – boca oreja) pueden ser los mejores soportes publicitarios para una marca, pero no perdonan ni olvidan. Son exigentes y extremistas con sus marcas de cabecera, no dan lugar al error o beneficio de la duda.

Rápidamente aproveché la crisis y plantee una clase práctica, orientada a mi asignatura. En un miniestudio de mercado a mano alzada, concluimos que el 95% de mis alumnos es usuario de Smartphone, de los cuales cerca de un 40-50% eran usuarios de Blakcberry.

Analizamos al detalle la situación de Blackberry: Esta compañía llevaba unos años haciendo un cambio de estrategia. Había invadido el mercado con terminales smartphone económicos. Había migrado de su tipología de usuario clásica. Había cambiado el posicionamiento de terminal, del típico usuario de empresa, lanzando al mercado terminales económicos con acceso a redes sociales y con un sistema de mensajería propio basado en su plataforma RIM. El cocktail formado por la mensajería gratuita y la conexión a redes sociales, a un precio económico, provocó que estos terminales se expandieran como la pólvora entre perfiles de usuarios de 14 a 23 años.

Pero vayamos al hecho concreto. Como decía anteriormente, el problema no era un problema tecnológico. El problema radicaba en que de golpe, a un 40-50% de mis alumnos les habían cortado su modo de socializarse, su manera de relacionarse.

A muchos de nosotros nos decían que antes de acostarse y de levantarse, debíamos rezar o reflexionar. Ellos han sustituido está actitud. Lo último que hacen al acostarse es mirar su Smartphone y lo primero que hacen al levantarse es volver a consultarnos. Su vida gira en torno a un terminal, que les conecta con el mundo. A través de este tipo de soportes, se comunican, comparten se informan.


Si queremos enseñar, si queremos educar, tenemos que emplear los medios y canales de comunicación que nuestros alumnos emplean.

Nos podrá gustar más o menos, pero ésta es la realidad que nos encontramos en la actualidad en las aulas universitarias. Ni que decir tiene en qué situación se encuentran los centros educativos de infantil, primaria, secundaria, donde los niños han tenido en sus manos un Smartphone antes que un sonajero. No es exagerar, es la realidad de lo que hoy conocemos como nativos digitales.

La otra experiencia real que quería comentar es la que viví hace unos días, a inicios de 2012, impartiendo un seminario sobre Comunicación Digital y El Plan de Comunicación en Centros e Instituciones docentes. Un seminario dirigido a la dirección de los centros y responsables operativos.

Me sorprendió ver el miedo que se tiene en los diferentes tipos de centros a las nuevas tecnologías. Como se recurre al aplazamiento mental, o al manido "eso ya vendrá". Pero no. No vendrá. Porque ya está aquí.

Ese rechazo patente entre la comunidad educativa está provocado por el miedo a lo desconocido, a lo que no se entiende, a lo que no se sabe... Es curiosa la visión amenazadora y agresora que tienen los docentes sobre las TICs. Se llegó a plantear que incluso eran una plataforma para fomentar casos de agresiones comunicativas a profesores y a directivos de los centros.

Cierto es que siempre ha existido alumnos con malas artes, pero como todo, también han evolucionado, y han pasado de las pintadas del baño al uso indebido de las redes sociales. Es una lástima el contagio que se produce y la intoxicación de todo lo que huela a innovación tecnológica en las aulas, porque realmente es un porcentaje muy bajo que realiza todo este tipo de acciones.

Hablábamos de una época de cambios o de un cambio de era con la penetración de los nuevos terminales y las redes sociales en el día a día.

Estamos sufriendo uno de los cambios más fuertes a nivel tecnológico, en pleno huracán de la revolución de las comunicaciones, la bautizada como era "Post PC" capitaneada por los dispositivos de movilidad, tablets y smartphones. La conectividad y el acceso a la información ya no se realiza desde casa a través de un cable, o desde un portátil conectado a una red wi-fi.
La conectividad y el acceso a la información se realiza donde quiero, cuando quiero y en el momento que quiero. La tasa de penetración de los dispositivos de movilidad crece 10 veces más que la mejor tasa de penetración que tuvo los PC’s en la mejor de sus épocas.

La llegada de la 4G va a multiplicar todavía más la velocidad de acceso y la multiplicación de consumo de este tipo de sistemas.El cambio tecnológico, está aquí, no es que vaya a llegar, es que ya ha llegado.

Lo que es un hecho es que el profesorado debe reciclarse, ya que si queremos educar, tenemos que emplear los medios y los canales de comunicación que emplean nuestros alumnos. La educación debe realizar un profundo análisis y una adaptación total al cambio tecnológico al que se enfrenta. La educación 3.0. no consiste en colgar los apuntes en la nube, sino en interrelacionarse con los alumnos de la manera en la que ellos lo hacen.

Debemos ser capaces de contar con un profesorado que genere comunidad, un profesor que eduque empleando las nuevas tecnologías como medio idóneo mediante el cual se relacionan y se comunican las nuevas generaciones.

Sonreían cuando les comentaba que al igual que en poco tiempo va a dejar de existir el dinero físico, en 3 ó 4 años los niños y adolescentes, ya no irán con bolis, libretas o libros a su centro educativo, si no que irán con su tablet. Fue motivo de carcajadas, se rieron un rato.



"Apple lanza iBook 2 para convertir su iPad en el futuro libro de texto".

Al escribir las últimas líneas de este artículo soy yo el que esboza una sonrisa al consultar la prensa económica y leer el titular "Apple lanza iBook 2 para convertir su iPad en el futuro libro de texto".

Tenemos que asimilar que tablets y smartphones, los terminales de movilidad de acceso a información instantánea, van a formar parte de nuestras vidas en muy poco tiempo.

La experiencia del usuario, su vida al completo, girará 360º en torno a este tipo de dispositivos.


Dicha experiencia se va a extrapolar a todos y cada uno de los sectores y va a entrar como un huracán en el sector de la educación, donde no olvidemos que nos rodeamos de "nativos digitales".
fuente educaweb.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

deja tus comentarios