miércoles, 20 de enero de 2010

Cultura Cientifica en Iberoamérica

El proyecto ha sido una iniciativa promovida por la Fundación Española de Ciencia y Tecnología (FECYT), la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT). Durante su desarrollo ha contado además con el apoyo de instituciones como la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID, España); la Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo (FAPESP, Brasil); la Comisión Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICYT, Chile); COLCIENCIAS y el Observatorio de Ciencia y Tecnología (Colombia); la Secretaría de Ciencia y Tecnología (SENACYT, Panamá); el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT, Venezuela); el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT, España); y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC, España), además de otros organismos e instituciones públicas de ciencia y tecnología y enseñanza de la región iberoamericana.

A lo largo de los casi cuatro años de ejecución, el proyecto ha contado con un amplio grupo de trabajo y especialistas de la región que han participado en distintas etapas de su desarrollo. La mayoría del «equipo técnico» que se consigna a continuación ha formado parte activa del grupo que elaboró el instrumento de encuesta que se presenta en este libro.
Prólogo
Los estudios de percepción social de la ciencia y la tecnología se han ido transformando en herramientas de gestión que las administraciones de muchos países han incorporado como una llamada de atención para las políticas públicas de ciencia y tecnología. Las encuestas demoscópicas funcionan en este contexto como insumos de política que introducen la perspectiva ciudadana acerca del desarrollo de la ciencia y la tecnología. Dicha percepción social tiene componentes simbólicos y cognitivos que se expresan como actitudes, valoraciones y conocimientos (fácticos e institucionales), y permite conocer las expectativas sociales sobre el desarrollo científico-tecnológico y sus impactos económicos, sociales y culturales. Los indicadores de percepción social de la ciencia y la tecnología pueden ser concebidos como herramientas para seguir la evolución de la opinión pública sobre ciencia y tecnología y desarrollar políticas de comunicación sobre fuentes actualizadas. Constituyen, al mismo tiempo, materia de valor para el fomento de acciones de cultura científica e implicación social.

La región Iberoamericana cuenta en la actualidad con una cierta tradición de encuestas de percepción social de la ciencia de alcance nacional, que han sido financiadas por los organismos de ciencia y tecnología de distintos países. En muchos casos estas encuestas han seguido las pautas metodológicas que marcaron sus precursoras de Estados Unidos y la Unión Europea. A partir del año 2001, la creación en el ámbito iberoamericano de la Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT) —con el apoyo de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI)— de una sub-red temática de indicadores de percepción social de la ciencia, generó un ámbito propicio para discutir a nivel regional la problemática específica de este tipo de indicadores.

Entre los años 2001 y 2003, la red se desarrolló al compás de la ejecución del «proyecto iberoamericano de indicadores de percepción pública, cultura científica y participación ciudadana», donde se planteaba la necesidad de avanzar hacia la construcción de metodologías e indicadores que, tomando en cuenta la tradición internacional, estuvieran situados regionalmente y, por lo tanto, fueran pertinentes para el contexto de la ciencia, la tecnología y la cultura iberoamericanas. El proyecto, además, proponía iniciar un camino hacia la obtención de un Manual de Indicadores de Percepción Social de la Ciencia. Como parte del trabajo realizado se revisó la tradición de estudios en el tema, se analizaron encuestas y se realizaron estudios de caso con una perspectiva cualitativa. En el año 2002 también se aplicó una primera encuesta regional de carácter metodológico (no representativa) en las ciudades de Buenos Aires, Montevideo, Salamanca, São Paulo y Valladolid.

Los resultados de este estudio fueron publicados en un libro bilingüe (español-portugués), editado con la colaboración de la Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo (FAPESP) y de la Universidad de Campinas, Brasil. Además, a partir de ese momento, los foros, ámbitos de trabajo y asesorías técnicas de RICYT y OEI estimularon un amplio debate en la región, lo que incentivó el desarrollo de encuestas y estudios en varios países.

La proliferación de encuestas, sin embargo, también mostró problemas conceptuales, dificultades de comparación, y debilidades metodológicas sobre las que distintos actores consideraron preciso trabajar. A fin de avanzar sobre el tema, en el año 2005, el trabajo realizado originalmente por OEI y RICYT se amplió con el involucramiento y apoyo de la Fundación Española de Ciencia y Tecnología (FECYT).

FECYT contaba ya con experiencia en el campo de percepción social pues desde 2002 realiza, con periodicidad bienal, la Encuesta Nacional de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología en España.

Se trata de una encuesta que si bien sigue la línea marcada por los precedentes europeos y estadounidenses de las décadas anteriores, implementa además una serie de cuestiones específicas para el contexto español.

La suma de todas estas experiencias, esfuerzos y el Know How de las tres instituciones dio lugar a la coordinación conjunta del «proyecto de estándar iberoamericano de indicadores de percepción social, cultura científica y participación ciudadana (2005-2009)», el cual permitió reunir un equipo técnico de más de quince personas, otras tantas instituciones y ocho países. Durante su desarrollo, el proyecto se ha visto beneficiado asimismo por el apoyo y participación activa de varias instituciones de la región, como la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID, España); la Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo (FAPESP, Brasil); la Comisión Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICYT, Chile); COLCIENCIAS y el Observatorio de Ciencia y Tecnología (Colombia); la Secretaría de Ciencia y Tecnología (SENACYT, Panamá); el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT, Venezuela); el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT, España); y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC, España), además de otros organismos e instituciones públicas de ciencia y tecnología y enseñanza de la región iberoamericana.

La encuesta comparativa que hoy presentamos es el fruto de esta colaboración institucional. Ha sido diseñada por el equipo técnico del proyecto e implementada con el apoyo de instituciones locales que en cada país financiaron el trabajo de campo realizado hacia finales del año 2007. La encuesta es representativa de la población de personas mayores de 16 años de siete grandes ciudades de la región: Bogotá (Colombia), Buenos Aires (Argentina), Caracas (Venezuela), Madrid (España), Panamá (Panamá), São Paulo (Brasil) y Santiago (Chile). Creemos que el ejercicio de aplicación de la encuesta muestra de forma empírica la utilidad de que los países avancen hacia estándares compartidos de medición. La posibilidad de comparar distintas realidades a través de un instrumento o conjunto de indicadores desarrollados en colaboración realza los resultados y favorece el proceso de toma de decisiones políticas. En este sentido la encuesta constituye un paso importante en la consecución del Manual regional en ciernes.

Resulta oportuno resaltar además que la experiencia iberoamericana también está siendo reconocida internacionalmente. La primera vez fue en el año 2005, cuando la RICYT fue invitada a presentar la situación de la región en el encuentro anual de la American Association for the Advancement of Science (AAAS). En el año 2006, los coordinadores del proyecto del estándar y algunos miembros del equipo técnico presentaron un documento con avances de las discusiones regionales en un simposio internacional sobre indicadores de percepción social de la ciencia en el marco de la 9th International Conference on Public Communication of Science and Technology, llevada a cabo en Seúl (Corea del Sur).

A fines de 2007, la RICYT (representando a las instituciones coordinadoras del proyecto) también participó en un taller de trabajo internacional en la Royal Society (Londres) que contó con representación de todas las regiones del mundo, entre otros encuentros internacionales. Posteriormente en Febrero de 2008 se presentaron resultados parciales por parte de algunos miembros del equipo del proyecto en el Ier Congreso Iberoamericano de Ciudadanía y Políticas Públicas de Ciencia y Tecnología realizado en Madrid (España). En estos ámbitos internacionales se ha empezado a señalar asimismo la importancia de que se logren «acuerdos amplios» sobre los indicadores y las metodologías más fiables para su medición. Entendemos que esta encuesta, y el proceso a partir del cual se generó, constituyen una contribución regional en aquella dirección.

MARIO ALBORNOZ. Coordinador Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT)
LOURDES ARANA. Directora Fundación Española de Ciencia y Tecnología (FECYT)
ÁLVARO MARCHESI Organización de Estados Iberoamericanos (OEI)


DESCARGAR EL LIBRO


Comment | Copy This

Introducción :


Comment | Copy This

Ahora resuelve el Quizz :

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

deja tus comentarios